Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 24 de enero de 2013

Se lo lleva el aire.

Nunca imaginé que llegara a pasar algo así. Cuando uno patina de repente se cae y en el suelo se queda hasta que se levanta por inercia, con ese sentido del azar. Cuando ella llegó, fue levantarme y luego caerme una y otra y otra y otra vez, hasta que se decidió que ya no volvería a pasar, que no nos volveríamos a separar. Hasta que llegó ella.. y luego te fuiste y te perdí... No quisiste creerme, yo nunca lo haría pero... después de tantos años.. preferir la palabra de "la gente" a la mia? Sigo sin terminar de comprender cómo todo pudo acabar así.
Tantos años, tantos sueños, tantas cosas en común, tantos proyectos inacabados... Tú eras mi sueño y te dejé marchar.
Sé que me recuerdas, según tú lo que extrañas de mi es ese "recuerdo".
No te olvidaba, no paraba de insistir una y otra vez intentando recuperarte. Tú que eras mi mejor amiga, mi hermana, alguien singular, alguien a quien contarle totalmente todo, alguien a quien escribirle carta en cada clase para darnoslas en el descanso, leerlas en clase y escribir más.. Pasar horas y horas y más horas por teléfono, hasta que se nos cerraran los ojos.
Y justo al tiempo de que, pasara completamente de ti, que ya era consciente de que no volverías... Vas y me escribes una entrada a tu blog puteandome, deseandome la muerte, acusandome de cosas que no son ciertas... Me decepcionaste TANTO que no me has vuelto a importar.
Y, si escribo esto, es porque lo empecé a escribir hace meses y ahora, creo que llegó el momento de concluir este tedioso texto acerca de lo que fue o pudo parecer, nuestra amistad que, a pesar de todo, ha sido la amistad más importante y que más me ha llenado de todas las que he encontrado hasta la fecha.
Y este, es mi adiós para siempre para ti, pequeña Raquel, bastante más cordial y real que él que tú escribiste. A partir de ahora, el 16 de septiembre, se lo llevará el aire.

Agonía.

Agonía, es todo lo que siento ahora, la dulce y vil agonía de aquel que espera ser anhelado y no sabe cuánto va a esperar. Su sonrisa, solo ella me apaga esa agonía, pero esa sonrisa no responde a sus ojos.

Me enciendo un cigarro. Me siento humillada, machacada, pisoteada, malherida, como un ciervo que intentó huir y resultó muerto, aplastada, acojonada, desterrada, como me sentía cada vez en mis tormentosos recuerdos de infancia. Me sumo en ellos y solo encuentro dolor y decepción por volver a sentirlo.


Me encuentro distante, ya indiferente a lo que el mundo me aguarde aunque sepa que no seguirá siendo así. Estúpida ilusa... de verdad creías que ibas a conseguir lo que querías?

Quizá sea solo una niña caprichosa tratando de recordar qué se siente teniendo fe en algo, aunque solo sea en un triste beso. Una torpe flor acurrucada sobre su tallo, esperando florecer, brillar y ser adorada por ello.
Y esque, de verdad es tan solo eso?

Esa niña que fui se pasó años encerrada en su propio ser, por miedo a lo que los demás veían en ella.

A nadie le gustaba, nadie me necesitaba, nadie me llamaba, nadie venía a mi, nadie quería jugar con esa loca.
Mi cielo era mi habitación, mi música, mis canciones, mi gato, mi mundo.
Esa estúpida niña que creyó que algún día llegaría a ser algo.. Esa estúpida de ojos raros que ahora soy...

Ya no pido que me crean, no pido que me entiendan, solo que, al menos, se rían en mi cara.

Soy como una hormiga, tan fuerte que puedo con 50 veces mi peso emocional.
Claro que puedo hacer que no me afecte pero... acaso así tendría gracia la vida?

Ahora lo que me apetece es encerrarme... Encerrarme en mi mundo y no ver más que a las personas que me demostraron merecerse mi verdadero yo, mi yo inquebrantablemente frágil.


M.

martes, 8 de enero de 2013

Glup.


Veo cómo se va consumiendo el incienso y conforme lo observo pienso si se consumirá mi vida de la misma manera, solo dejando un leve rastro de cenizas, un surco gris y maldito…

Tiemblo solo por creer que así el futuro tendrá más movimiento, que si me voy pa' otro lao y te intento olvidar igual termino por culminar esta felicidad.

Que la vida me mina, me cava, me busca y te extraña por la mañana porque eres el desayuno que cada día me falta.

Escribir para expresar lo que no me atrevo a decir en el mundo real.. Y si te quiero qué ocurre? Te vas y ya está? Me duelen los ojos de tanto llorar y los pies de tanto andar sin rumbo ni sentido, un ruta eterna que termina por matar a aquel que la llega a acabar.

Lo llaman horizonte, solo lo veo a lo lejos. La locura se cierne en mi ser y mi botella puede revivirme de un solo sorbo, respirar y tragar, mentir. Mentir? Mentir es de necios, de gilipollas, de falsos, pero todos lo hacemos y cuando yo lo hago, lo hago mejor que nadie.

Un beso, solo te pediría eso, y tú me lo negarías.

Así que me voy a cagar para negar que estoy cansada de tanto jugar..